En Burdeos se hacen socios un museo y el vino

Posted by in Negocios

Burdeos es la capital mundial del vino. Nombra a un rival razonable y lo discutiremos, pero no se me ocurre. Naturalmente, la ciudad fluvial ofrece mucho más que vino. La elegancia del centro monumental de los siglos XVIII y XIX expresa una fe en la rectitud de las riquezas coloniales. Al lado, en el casco antiguo, el mensaje de las iglesias medievales se disipa rápidamente a través de calles estrechas y poco iluminadas con restaurantes, bares y una conspiración internacional de buscadores de placer.

Y un par de décadas de energía han apresurado el lugar sin fin, recuperando la fachada del río, puliendo edificios clásicos, enhebrando tranvías por todas partes y dando la impresión de que Burdeos mira hacia delante y hacia atrás. Evidentemente, para que el acuerdo entre dos mundos tan a priori diferentes como el del vino y los museos, es esencial un pacto de socios modelo para tratar de optimizar recursos y maximizar beneficios.

Pacto de socios y todos salen ganando

Pero el vino sigue siendo la esfera de excelencia de la ciudad. Gritas “Burdeos” y la gente dice “vino” como, cuando lloras “Eclesiastés”, gritan “pastel”. Subrayando este estatus, la famosa ciudad del vino de 63 millones de libras esterlinas abre sus puertas el próximo miércoles a orillas del Garona, justo a tiempo para el 10º Festival del Vino de Burdeos. Ahora, la Cité puede parecer el pie brillante de un personaje de dibujos animados, pero es un paladín mundial; sin duda el mejor centro vitivinícola que he encontrado. Concedido, la competencia no es intensa. La mayoría de los museos del vino son espantosos.

He pasado algunas de las horas más olvidadas de mi vida mirando viejas prensas de vino y equipo de rociado. Los estándares espantosos se alcanzan porque los museos del vino tienden a ser creados y gestionados por los viticultores, la gente menos calificada para el trabajo. Están encantados por la cobertura de taninos y tipos de suelo, como la gente normal no lo está.

La divulgación en el mundo vinícola

Así, la Cité se ha inspirado en la idea de incorporar (junto con científicos, historiadores, oonólogos y esa clase de personas) a los propios profesionales de la divulgación. Los escenógrafos – la agencia de diseño londinense Casson-Mann – tienen un historial de hacer cosas interesantes. Los elementos digitales e interactivos estallan por doquier.

Mientras tanto, el director Philippe Massol no llegó de los viñedos, sino del parque temático Futuroscope de Poitiers – con la idea de que, aunque no te guste el vino, no puedes distinguir a un Margaux de un diente de león y una torre, te lo vas a pasar bien. “Estamos contando historias”, dice. Queremos que la gente se vaya divirtiéndose, viendo cosas que no han visto en ningún otro lugar “.